Informe CAL Residuos enterrados en el vertedero del CETRA (II)

Informe complementario al informe de 22 de julio de 2021

Septiembre de 2022 

En el informe de la CAL de 15 de agosto de 2021, dirigido a Joan Piquer, director general de Calidad medioambiental, titulado “Residuos enterrados en el vertedero del CETRA”, hemos tratado de explicar la gestión caótica de los residuos enterrados en el vertedero de Fontcalent. 

Tras muchos meses de espera, por fin, hemos tenido acceso a la memoria anual 2021 del CETRA, por lo que estamos en condiciones, como se acordó en la reunión celebrada el pasado 22 de abril de 2022 con Joan Piquer, de completar y precisar nuestro punto de vista sobre la gestión de las instalaciones de eliminación del CETRA. 

De hecho, el presente informe es complementario al informe CAL de 22 de julio de 2021 «Análisis de la eliminación de residuos en el Centro de Tratamiento (CETRA) del Ayuntamiento de Alicante».

El siguiente cuadro recapitulativo muestra los datos extraídos de los archivos que componen la «MEMORIA ANUAL DE GESTORES DE RESIDUOS NO PELIGROSOS DE LA COMUNIDAD VALENCIANA» de 2014 a 2021.

La información sobre los datos topográficos solo está disponible para los años 2014, 2015, 2018, 2020 y 2021 (véase el fichero adjunto “Vertedero Control topográfico 2014-2021.pdf”). 

Las fuentes y los tipos de residuos destinados a vertederos entre 2013 y 2021 se presentan en los gráficos del fichero adjunto titulado “Residuos a vertedero toneladas y proporciones 2013-2021.pdf”.

Para completar la información, presentamos a continuación un cuadro que compara los datos iniciales y las modificaciones consideradas para la gestión del vertedero del CETRA:

  1. INICIAL: conforme a la capacidad prevista en la AAI concedida el 30/03/2007
  2. MODIFICACIÓN: conforme a la capacidad prevista para la modificación sustancial de la AAI inicial – Resolución de 21 de marzo de 2012, finalmente anulada por la Resolución de la Dirección General del Cambio Climático y Calidad Ambiental del 21 de febrero de 2018. 
Tabla

Descripción generada automáticamente

La puesta en marcha de un nuevo equipo de compactación (TANA 52 – 2012) debía permitir mejorar sensiblemente la situación: el pliego del contrato actual de 2012 estipula en su artículo 17.4. – Celda 4 – El contratista estará obligado a conseguir un grado de compactación del residuo superior a 0,90 t/m3. Además, el artículo 25.3.- Incumplimientos leves – señala “Un índice de compactación de los rechazos entre 0,95 y 1 medido por periodos de meses”.

El análisis del cuadro recapitulativo (“Utilización del vertedero”), a pesar de los datos manifiestamente incoherentes que presenta, nos permite, sin embargo, analizar la situación en profundidad y afirmar que se está produciendo un incumplimiento manifiesto de los requisitos de control establecidos en el ANEXO III Procedimientos de control y vigilancia en las fases de explotación y de mantenimiento posterior del Real Decreto 1481/2001, de 27 de diciembre, por el que se regula la eliminación de los residuos mediante su depósito en el vertedero, en particular para el capítulo 5. 

Topografía de la zona: datos sobre el vaso de vertido. En concreto faltan datos sobre la estructura y la composición del vaso de vertido y, sobre todo, del comportamiento del asentamiento del nivel del vaso de vertido.

Por ejemplo, los datos de los años 2014 y 2015 son idénticos y superiores en un 16,7 % y un 9,3 % respectivamente a los volúmenes iniciales de las celdas 1 y 2, definidas como «selladas» en ese momento (pliego art. 17.5.- Sellado y mantenimiento de los vertederos existentes. – El contratista preverá el mantenimiento del sellado hecho de las celdas 1, 2 y parte de la celda 3 (Todavía en explotación al 1/1/2013)). Y desde 2018, los volúmenes iniciales son los que se indican ¡con total precisión!

Solo con leer las primeras memorias anuales (2014) hemos tenido una aproximación de la densidad aparente de la masa enterrada desde el inicio de la explotación del vertedero obteniendo un valor aproximado de 770 kg/m3, cifra relativamente coherente en función de la duración de la primera fase de explotación considerada (nueve años) y de los medios de compactación utilizados, es decir, una capacidad próxima a los valores de dimensionamiento (600 kg/m3) y, para el último tercio del período, un valor del orden de 1.000 kg/m3, teniendo en cuenta también el efecto de compactación natural de la masa. 

A partir de aquí, los valores de las lecturas carecen de coherencia señalando una densidad de prácticamente 1.900 kg/m3 para el período 2016- 2018 y, situación inexplicable para el período 2019- 2020 en el que se enterraron unas 453.170 t de residuos, lo que supone que la capacidad disponible, entre el 31 de diciembre de 2018 y el 31 de diciembre de 2020, ¡aumentó 164.000 m3!

Los registros topográficos de los últimos años NO reflejan la realidad del terreno. Según el cuadro recapitulativo, a 31 de diciembre de 2015, la capacidad restante calculada (en configuración INICIAL) era de 1.558.274 m3

En la configuración MODIFICACIÓN de la celda 4, la capacidad restante se redujo a 1.092.508 m3. Durante el período 2016-2021, se enterraron 1.290.361 toneladas de residuos.

Con estos datos mantenemos nuestro pronóstico, es decir, las conclusiones de nuestro informe del 22 de julio de 2021:
– El plazo para la colmatación de la celda 4, del vertedero del CETRA corresponde a la primera mitad del año 2024.
– En el supuesto de la proyectada 5a celda, su puesta en funcionamiento debería haberse realizado a más tardar en el primer semestre de 2022

La continuada gestión errática de la eliminación de los residuos en el centro de Fontcalent no ha hecho más que empeorar la situación; una situación de todo punto inadmisible máxime cuando las autoridades locales anuncian plazos de varios años para la puesta en marcha de esta instalación de eliminación de residuos.

1.- En el anexo se presenta la distribución de las diferentes categorías de residuos que se entierran anualmente desde 2013.

En 2013 los residuos enterrados procedentes del tratamiento en el TMB del CETRA representan el 85 % del total (correspondiendo el 10 % a las tierras aportadas para la cobertura diaria del vertedero). 

En 2021 las emisiones de las instalaciones locales de tratamiento sólo representaron el 50 % del total enterrado. Las «tierras» de recuperación representan cerca del 40 % del total. 

A pesar de la decisión política, tomada en 2016, de reducir los insumos externos en el lugar de tratamiento, las cantidades enterradas en el vertedero no han hecho más que aumentar debido a estas «tierras» que, teóricamente, no computan en el cálculo del relleno del sitio y en torno a las cuales reina un misterio respecto a su (in)justificación. 

En los últimos cinco años, desde 2017, se han utilizado cerca de 250.000 toneladas de sobrepeso de estos materiales. Sin embargo, numerosos artículos describen soluciones alternativas para la cobertura diaria de los vertederos. Recordemos que la aplicación de una cobertura diaria en un vertedero tiene por objeto mantener el vertedero lo más seguro y libre de peligros posible. Lógicamente, es necesario buscar soluciones de cobertura eficientes que minimicen los volúmenes implicados y permitan una utilización óptima del espacio de almacenamiento disponible. La solución aplicada a Fontcalent dista mucho de cumplir estos criterios. 

2.- Otro elemento que debe tenerse en cuenta son los costes de tales operaciones. Hay que recordar que, con motivo de las discusiones de la segunda modificación del contrato, se retuvo un coste de gestión de 9,1 €/t (2016) para “derivar al vertedero rechazos (coste explicito)”.

A esto hay que añadir el impuesto estatal sobre el depósito de residuos en vertederos (Ley 7/2022) además de que desde 2021, la Generalitat Valenciana también dispone de tal impuesto. Bajo este prisma, los materiales utilizados para la cobertura diaria adquieren importancia. 

En las memorias anuales, la UTE los describe como «Residuos para cobertura…», «Tierras para…» o, incluso en 2021, en la memoria anual de gestores autorizados —donde se encuentran 83.021,14 toneladas de estos materiales— los define como como «tierras y piedras» mientras que, simultáneamente, en el capítulo “Productos recuperados del proceso”, así como en la memoria anual «vertedero explotación» figuran como «Tierra y piedras».

Nota: según el artículo 14.1 de las condiciones generales de la planta de triaje, selección y subproductos, […] Los subproductos obtenidos de los residuos sólidos en la planta principal, quedarán de propiedad del contratista, […]). 

En este contexto, remitiéndonos al anexo IV del Real Decreto 1481/2001, por el que se regula la eliminación de residuos mediante depósito en vertedero – Reglas de cálculo 1c): […] El peso de los residuos municipales vertidos incluirá los residuos depositados en vertedero a efectos de mitigar las molestias y riesgos que se señalan en el anexo I, parte 5 de este real decreto […]. Dichas tierras enterradas deberán considerarse […] por lo que las 83.021,14 toneladas deberían contabilizar por unos 3.320.846 euros en el futuro, a las que se añadirá la parte correspondiente al tonelaje de los rechazos procedentes de la instalación de tratamiento (TMB), en concepto del impuesto correspondiente a la Ley 7/2022. 

El reciente impuesto instituido por la Generalitat Valenciana se aplica a la franja de residuos enterrados que supera el umbral fijado en el 44 % de la totalidad de los residuos que entran en la instalación de tratamiento, impuesto que corresponde a una penalización muy especialmente destinada a los malos rendimientos de tratamiento de los residuos urbanos. Véase a continuación.

Tabla

Descripción generada automáticamente

Hay que señalar que para el año 2021, el impuesto para la ciudad de Alicante es de 0 €. Por el contrario, para la UTE, gestora-operadora del CETRA, el impuesto correspondiente a 2021, sobre la base de los 20 €/t de los rechazos excedentarios representa más de 2,6 millones de euros. ¿A cargo de la ciudad de Alicante? ¿Qué pasa exactamente aquí?, ¿qué nos ocultan? 

Un reciente artículo de prensa cita el caso de la ciudad de Valencia y relata la situación correspondiente a la Entidad Metropolitana de Tratamiento de Residuos (EMTRE) enfrentada a este problema: «El Ayuntamiento pagará los 4,7 millones de la tasa de residuos para evitar que lo hagan los vecinos», en su mayoría en lugar de la gestora-operadora EMTRE, por otra parte en manos de los municipios miembros de dicha Entidad. 

Esta situación debería hacer tomar conciencia a nuestras autoridades en cuanto al futuro de la gestión de los residuos de la ciudad de Alicante empeñado en la aplicación de un plan local de residuos errado y contrario a la ley.

3.- ¿En qué medida estas importantes aportaciones de productos de alta densidad que son las «tierras y piedras” no se utilizan para evitar las sanciones administrativas del capítulo 25 del Pliego en caso de incumplimiento de un índice de compactación igual a 1? (véase alternativas para la cobertura diaria más arriba).

4.- Como ya se ha indicado, las hipótesis de llenado del vertedero dejan poco margen en cuanto al plazo de su colmatación. Por lo tanto, la pregunta es: ¿qué ha pasado con el uso del vertedero en los últimos años? 

Se ha abusado de la frase mencionada en la AAI 2007: «[…] sin considerar el material de cobertura diaria […]», término cuya interpretación podría aplicarse a la densidad del residuo más que a la cantidad. 

En relación con estos datos, conviene aclarar que los cálculos del tonelaje se basan en una densidad aparente de residuos enterrados de 600 kg/m3

El Concejal responsable del área, Sr. Villar mantiene su discurso de que la fecha límite de la colmatación del vertedero será 2027, año que corresponde con los 21 años de vida útil mencionados en la AAI de 2007 pretendiendo así borrar los excesos y las extravagancias de la gestión del gestor de las instalaciones de Fontcalent. 

Si el volumen está establecido en la AAI 2007, la cota altimétrica no lo está y no lo podemos siquiera calcular aproximadamente pues no hemos tenido acceso al proyecto inicial. 

En cambio, según el artículo 14 del RD 1481/2001, […] las operaciones de sellado y clausura se iniciarán cuando la cota alcanzada por los residuos vertidos y compactados supere la cota de las cunetas perimetrales de desvío de aguas superficiales […].

Según el pliego del contrato actual, las celdas 1 y 2 están selladas, con el nivel superior del vertedero alcanzado. Sin embargo, la comparación entre las dos fotografías que aparecen a continuación, tomadas desde la zona del puente sobre las vías del AVE, parece demostrar que las operaciones de llenado se realizan desde hace algunos meses encima de las celdas existentes, algunas de ellas ya selladas.

Vista desde lo alto de una montaña

Descripción generada automáticamente con confianza media
15/05/2019


07/04/2022

En agosto de 2022, las operaciones de llenado sobre las celdas existentes se extienden hasta la zona de la celda 4. Esta situación no se habría incluido en los datos topográficos al 31/12/2021 de la memoria anual.

Un campo seco

Descripción generada automáticamente
17/08/2022

5.- En 2021, la memoria anual de la instalación de valorización menciona, en el marco de «Productos Recuperados del Proceso», un total de 17.508,28 t de material bioestabilizado, mientras que en años anteriores el bioestabilizado se encontraba en el vertedero.
A este respecto, en la página 17 del anexo 2. “Diagnóstico situación actual del Documento 1. Memoria del proyecto de gestión”, el autor del documento – Grupotec – menciona:
“[…] Tras el proceso de afino, el material es almacenado en una solera techada de 3.000 m² de superficie, dónde reside hasta su destino final (fotografía 35) para completar su estabilización mediante un envejecimiento en condiciones de semianaerobiosis, debido a la porosidad del material; si bien dado que no cumple especificación y tampoco se obtiene salida como material bioestabilizado suele ser a la instalación de eliminación. […]”.

En resumen

Analizando los datos de las memorias anuales 2021 del CETRA, el presente documento completa el informe CAL “Residuos enterrados en el vertedero del CETRA de julio de 2021” mencionado al inicio. 

El análisis de los datos topográficos permite detectar numerosas incoherencias en los registros topográficos, en particular de los últimos años

La gestión errática de los residuos de nuestra ciudad continúa, e incluso empeora la situación de la explotación de la instalación de eliminación: el vertedero.

Mantenemos, por lo tanto, nuestras conclusiones sobre la colmatación del vertedero de Fontcalent, tanto más cuanto que las recientes decisiones relativas a la gestión de nuevos residuos procedentes de la Vega Baja empeoran la situación. A saber: 

  1. El plazo para la colmatación de la celda 4 corresponde a la primera mitad del año 2024.
  2. En el supuesto de la proyectada 5a celda, esta última ya debería estar en servicio.

La situación actual es de todo punto inadmisible, máxime cuando las autoridades locales anuncian plazos de varios años (¡hasta 2026 o 2027!). 

Es cierto que, en total contradicción con la AII de 2007, pudimos observar la acumulación de materiales depositados por encima del nivel de las celdas supuestamente selladas.

La distribución de las diferentes categorías de residuos que están enterrados desde 2013 pone de manifiesto una evolución inexplicable de los diferentes flujos, con una mención especial para las «Tierras para cobertura diaria» que representan un 10 % de los materiales enterrados en 2013 y casi un 40 % en 2021, correspondiente a 83.000 t.

Esta última observación sobre las «Tierras para cobertura diaria» debe relacionarse con los costes directos e inducidos de tales operaciones. En la situación actual de la (mala) gestión de los residuos de nuestra ciudad, hay que esperar cargas económicas muy importantes, especialmente en relación con los recientes impuestos comunitarios y nacionales para los rechazos enterrados en los vertederos. Varios millones de euros al año, con muchas incógnitas en cuanto a las disposiciones que se han tomado o que deberían haberse tomado, sobre el monto económico correspondiente a los residuos foráneos que llegan al sitio de Fontcalent y que no corresponden directamente con los residuos domésticos de nuestra ciudad (¿Quién ha pagado y quién pagará por esto?).

También se plantean otras preguntas sobre las operaciones de compactación del vertedero, su grado real de colmatación, el cumplimiento de la Autorización Ambiental Integrada (AAI 2007), predicción de los costes inducidos y el impacto sobre las tarifas por utilización del servicio, etc., etc.

Todas estas observaciones deberían servir para que nuestras autoridades tomen conciencia sobre el futuro de la gestión de los residuos de la ciudad de Alicante, empeñado en la aplicación de un plan local de residuos erróneo y contrario a la ley.

Documentos anexos

* Vertedero Control topográfico 2014-2021

* Residuos a Vertedero toneladas y proporciones 2013-2021

La única posibilidad es que se hayan llenado las celdas por encima de la capacidad concedida en la AAI de 2007. Y ello, tanto más cuanto que los gestores, al leer las memorias anuales prosiguieron sobre la base de una capacidad reducida de la celda 4 que permite todas las posibilidades para la realización de la celda 5, de acuerdo con el proyecto de MODIFICACIÓN abortado en 2017. 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies