Carta abierta al Regidor de la ciudad de Alicante y a su equipo de Gobierno

La CAL hace suyas las palabras del representante de la AA.VV. Laderas del Benacantil en la Junta de Distrito Nº 1

Daniel Kratzer (2 de diciembre de 2021) – CAL (21 de diciembre de 2021)

(Este informe es @copyleft siempre y cuando se cite la fuente)

“[…] El Plan se basa en una solución que utiliza la multiplicación de los contenedores puestos a disposición de la población utilizando no solo la credulidad de la gente sino también una falsa percepción de la situación y un desconocimiento alimentado desde nuestro Consistorio.”

La Coordinadora Alicante Limpia (CAL) hace suyas las palabras que el Sr. Kratzer, en nombre de la asociación vecinal Laderas del Benacantil, asociación miembro de la CAL, pronunció en la asamblea de la Junta de distrito número 1, celebrada el pasado día 2 de diciembre del año en curso, sobre el Plan local de residuos y que reproducimos a continuación íntegramente:

“Mi intervención en nombre de la Asociación Laderas del Benacantil tiene como referencia el Plan Local de Residuos. Después de su aprobación inicial por el Pleno fue presentado a exposición pública. El plazo de presentación de las reclamaciones, sugerencias y por lo tanto alegaciones terminó el pasado 22 de noviembre.

Me parece importante abordar el tema en esta asamblea de distrito, dada su importancia no sólo para el Distrito, sino también para la ciudad y la ciudadanía en su vida cotidiana.

La (buena) gestión de los residuos para el futuro implica repercusiones colaterales sobre varios aspectos de nuestra sociedad: salubridad, salud, limpieza viaria, etc., en resumen para la imagen de la ciudad y nuestro medio ambiente, pero también para el bolsillo de todos nosotros como contribuyentes en vista de las inversiones faraónicas previstas: 75 millones para un centro de tratamiento, 2 millones para contenedores, y cerca de 350 millones de euros en el contrato de limpieza más los futuros contratos de gestión también millonarios. Ambos contratos, limpieza pública y gestión de residuos, representan cada año la carga más importante de los gastos para el funcionamiento de nuestra ciudad.

En el proceso de gestión del plan local de residuos, la participación ciudadana ha sido completamente nula: ignorada y descartada. No es el llamado Consejo de Participación Ciudadana, recientemente convocado, lo que ha cambiado las cosas en la medida en que se ha solicitado tardíamente, y además funciona como una mera cámara de grabación de decisiones ya tomadas…

El análisis de las propuestas presentadas nos lleva a una palabra: engaño.

Engaño no sólo a la ciudadanía para la que el plan local de residuos de la ciudad de Alicante está legalmente destinado, es decir, para ofrecer a la población soluciones que garanticen la consecución de los objetivos que marca la ley en materia de la gestión de los residuos.

Me dirijo también a todo el espectro político que tendrá que validar con sus votos un proyecto que descansa sobre bases falsas y erróneas.

El Plan se basa en una solución que utiliza la multiplicación de los contenedores puestos a disposición de la población utilizando no solo la credulidad de la gente sino también una falsa percepción de la situación y un desconocimiento alimentado desde nuestro Consistorio; una creencia basada en el simple hecho de que actualmente se constata la falta de contenedores (amarillos) para facilitar la recuperación de las cantidades de plásticos que se generan en los hogares.

Erróneamente se piensa que la multiplicación de los contenedores permitirá multiplicar también las cantidades recuperadas y resolver el problema, lo que es total y completamente falso, pues los datos y la experiencia han demostrado sin ningún género de duda que el aumento del número de contenedores presenta límites inmediatos además de muchos inconvenientes tales como el gran espacio que ocupan los contenedores en las aceras, en la calzada e incluso en los parques, además de más suciedad en las calles, y la facilidad para abandonar enseres a su alrededor, gracias a la nula vigilancia e incumplimiento de la normativa local.

En la misma línea, se cree, también erróneamente se va a poder contar con una nueva instalación de tratamiento capaz de separar las diferentes fracciones mezcladas en una bolsa de basura, lo que es totalmente falso, pues la realidad es bien diferente.

Para garantizar el reciclado o reutilización de lo recogido, la calidad de los productos, objeto de valorización es primordial y los materiales sucios contenidos en las bolsas de basura mezcladas en los hogares son muy difícilmente valorizables o imposible. Por ello, es necesario realizar una buena selección en la fuente, donde se generan los residuos: en las casas, en los comercios, en las oficinas, etc. A partir de ahí, la tarea principal de los servicios públicos, de las autoridades, es proporcionar los instrumentos adecuados para que la gestión sea posible.

La experiencia y los datos demuestran que una recogida generalizada poniendo a disposición de la población una nube de contenedores no es la solución idónea para cumplir los requisitos impuestos derivando ineludiblemente en una contravención de la normativa vigente.

La contenerización masiva tiene limitaciones y requiere otras medidas que permitan el control de la separación de los diferentes flujos de materiales producidos: control de acceso a los contenedores, al menos de las fracciones resto y biorresiduos. Los datos de recogida según el sistema puerta a puerta son incluso mejores y presentan mejores resultados en términos de satisfacción de los usuarios, calidad y tasa de captura de los productos. Por otra parte, este último sistema se mantiene prioritariamente en la legislación comunitaria. La solución propuesta es una grave chapuza, el miedo a tomar una decisión responsable y conforme a las exigencias de nuestro tiempo, en favor de las generaciones futuras. Miedo a que la ciudadanía reaccione mal a esos necesarios cambios que hay que afrontar.

La elección de la contenerización se ha hecho antes de cualquier otro trámite. ¡Ni siquiera se ha permitido la participación ciudadana y la licitación se ha hecho antes incluso de que el plazo de alegaciones al plan local hubiera finalizado!

Para cumplir las condiciones del pliego del contrato para la redacción del Plan, el redactor se limitó a utilizar la referencia del objetivo fijado en la legislación (decreto comunitario del PIRCVA 19), sin justificación ni referencia alguna a la plausibilidad de la operación. La realidad, los hechos y los datos se imponen y estos son muy diferente de lo que se supone en cuanto a las posibilidades de captación de residuos en estas condiciones, de tal manera que los objetivos exigidos por la legislación no se podrán alcanzar bajo ningún concepto, lo que someterá a la población al pago de multas millonarias. Algo totalmente inaceptable pues advertidos están de que este sistema nos lleva si no a otro fracaso en la gestión de los residuos de nuestra ciudad.

Por lo tanto, pedimos que se tengan en cuenta las alegaciones, sugerencias y reclamaciones presentadas por Laderas del Benacantil. Pedimos pura y simplemente que el expediente Plan Local de Residuos del Municipio de Alicante NO se apruebe. Mensaje dirigido en particular a las instancias políticas que deberán pronunciarse, así como al representante de la Junta de distrito en el Consejo de participación ciudadana de los servicios de valorización y eliminación de residuos domésticos y asimilables del municipio de Alicante.”


Coordinadora Alicante Limpia (CAL) | NIF: G10624435 | N.R.: CV-01-063080-A

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies